+56 (2) 2841-7548
Cómo vender en línea con el método dropshipping

Cuando se comienza un negocio, una de las mayores preocupaciones es si los productos que tienes a la venta serán del agrado de tu público. Aun teniendo un estudio de mercado, la preocupación seguirá presente, hasta que comiences a ver el comportamiento del cliente ante tus productos.

Si todo se resuelve a tu favor, te quedarás sin productos en stock y tendrás que buscar cómo abastecer nueva mercancía. Si, por el contrario, tienes problemas para vender los productos que ya tienes en inventario, esto se transforma en un dolor de cabeza que debes eliminar.

Tener producto en inventario sin movimiento es como tener dinero estancado; si son no perecederos, tienes más tiempo para crear nuevas estrategias de venta. Pero si tienes un tiempo límite de caducidad, muchas veces terminarás abaratando su precio o dándolos como regalo en la compra de alguno de tus nuevos productos. Sí, aunque tengas producto en inventario, necesitas mejorar tu mercancía así que se te acumulará si no haces algo.

Puedes pasar horas pensando qué estrategia de venta funciona mejor para solucionar este problema, o puedes seguir leyendo y conocer un método de venta un poco desconocido, pero que seguramente te será bastante útil, sobre todo si eres nuevo en el mundo de las ventas y no estás dispuesto a tener dinero guardado en un almacén.

¿Qué es dropshipping?

Para entender que es dropshipping, necesitas estar pensando en este término como un método de venta que probablemente sea mucho más conocido en el comercio electrónico, en comparación con las ventas offline. Con él podrás vender productos que no tengas en stock, y que otra persona envíe y entregue a tus clientes en tu nombre.

Cuando trabajas con una estrategia de dropshipping, tu tienda vende un producto pero a su vez, lo compras a un proveedor que se encargará de empaquetar y enviar directamente el producto, sin necesidad de que tu tienda intervenga. Claro, el envío estará bajo tu nombre, el producto tendrá tu marca y al finalizar el proceso, el crédito será tuyo.

En comparación con el método tradicional de comercialización, la ventaja es que te ahorras la compra de productos para tener en inventario, el espacio de almacenaje y los costos relacionados con el envío. El tiempo que antes invertías en esta tarea podrás dedicarlo a mejoras en tu estrategia de negocio, que pueden mejorar otras áreas de tu tienda.

Si bien es cierto que aplica a la mayoría de los negocios, tiene sus pros y sus contras.

Pros

Ideal para nuevos negocios

Si de por sí es complicado iniciar un negocio, coordinar todos los aspectos relacionados, pagar cuentas y sobrevivir el primer mes sin querer rendirte por que sientes que ni las moscas se paran por tu negocio, al menos con tu estrategia de dropshipping podrás ahorrarte la preocupación de lidiar con los productos físicos.

No tienes tantas obligaciones

Cuando te comprometes con un proveedor de dropshipping, técnicamente le delegas responsabilidades que en otro momento te hubieran quitado tiempo. Algunas de estas obligaciones son:

  • Empaquetar y enviar el producto – Puedes negociar con el proveedor que utilice etiquetas personalizadas con el logo de tu marca. De igual forma, si existe alguna solicitud especial respecto a empaque, puedes gestionarla probablemente por un costo extra.
  • Renta de un almacén – Tengas o no un alto volumen de inventario, debes tener destinado una habitación en donde resguardar el producto físico. Probablemente esto te genere costos extras que con dropshipping puedes ahorrarte.
  • Gestionar la cantidad de productos en inventario – Llevar el control de tus productos puede ser otra tarea que te quite tiempo y genere gastos innecesarios. Evita esto y déjalo en manos de tus proveedores expertos.

Puedes tener una amplia selección de productos

Ya que no necesitas tener productos en inventario, puedes ofrecer diferentes productos (que el proveedor tenga en inventario) y así ampliar el alcance de tu marca a otros públicos.

Proveedores a nivel mundial

Puedes encontrar proveedores que manejen este método de venta a nivel global. Te recomendamos verificar su reputación, comparar precios, tipos de cambio y, sobre todo, tener una empatía con ellos. Serán tus socios logísticos, así que necesitas que estén en el “mismo canal”.

Contras

Proveedores poco comprometidos

Técnicamente tu marca es la que da la cara al público, y la que queda mal si el producto no llega en tiempo y forma. Como lo mencionamos en las ventajas, necesitas hacer un casting de proveedores para seleccionar al más adecuado. Recuerda que vas a invertir no solo dinero, también reputación, así que vale la pena tomarte tu tiempo e identificar aquel proveedor que cumpla todo tu checklist de requisitos.

Suficiente cantidad de productos disponibles

Durante el proceso de compra de un cliente, se puede dar que al inicio solo quiera una pieza, la cual solicites a tu proveedor, comprometiéndose con esa cantidad. Pero, ¿Qué pasa cuando por algún motivo te piden quizá el doble o triple de productos? Si el proveedor tiene el producto, saliste del inconveniente; si no lo tiene, probablemente tengas que recurrir a otro proveedor, esperando te ofrezca la misma calidad y el mismo precio.

Y aunque hay formas de sincronizar tus pedidos con el inventario de tus proveedores, no siempre funcionan a la perfección.

Errores por parte del proveedor

Hasta el más experimentado de los proveedores en dropshipping comete errores al enviar un producto. Lo peor para ti, ellos no salen afectados ante el cliente; lo hace tu marca. Tienes que estar consciente que si esto sucede, tú serás el que deba pedir una disculpa en nombre de tu marca, remediando el daño de alguna manera. Estos errores pueden ir desde perder artículos, enviar a direcciones equivocadas, usar paqueterías de baja calidad, etc.

Si estás pensando si vale o no la pena implementar una estrategia de dropshipping, la verdad es que no podemos decirte con certeza un Sí o NO. Lo que podemos hacer es recomendarte que averigües más sobre este método de venta (existen muchas guías de dropshipping disponibles) y pedirte que revises si es lo que tu marca y clientes necesitan. Sobre todo, considera cada aspecto positivo y negativo que creas se puede desarrollar en tu negocio. Los anteriores son solo una muestra de un panorama que solo tú como dueño de tu negocio puedes conocer.

Artículo escrito por Rosa Salazar, Social Media Manager en Altura Interactive que colabora en varios blogs sobre comercio electrónico, marketing y redes sociales.

¿Quieres conversar sobre tu estrategia digital?